Restaurante “Gresca”

Provença, 230, Barcelona, Barcelona (España)

El local es pequeño. Hay 8 ó 9 mesas que están perfectamente preparadas para acoger a aquellos que quieran disfrutar de una buena comida. Repito: una buena comida.

Sencillo y sin estridencias, pero todo está impecablemente colocado en su sitio. La decoración juega con los colores blanco y negro. Manteles blancos y sillas negras. Tres cuadros minimalistas, un espejo y un trozo de pared descubierta no consiguen hacer sombra a su logo gigante que destaca por encima de todo.

Desde la calle, la puerta es muy discreta. De hecho, uno puede pasar por delante sin que le llame la atención. Pienso que es de esos lugares que quieren que la gente que vaya sea a conciencia.

Ellos, Mireia y Rafa Peña, son un encanto. Han conseguido dar un aire desenfadado y elegante a la vez… una mezcla que me hizo sentir muy a gusto. Cuando intercambié unas pocas palabras con ellos tuve la misma sensación que cuando miré la puerta de la calle. Van al grano y no están dispuestos a perder el tiempo con tonterías. Saben que sacan un buen producto tratado de forma impecable y lo único que quieren es que todo salga bien. El resto no les importa. Una muestra de lo que estoy intentando explicar es el contenido de su página web con el nombre, el teléfono y la dirección. Nada más. Ni una foto. No quieren seguir tendencias. Tienen su personalidad. Fascinante.



Tipo: cocina de mercado muy innovadora donde se pone en evidencia el recorrido del Rafa por la cocina del Neichel o del Bulli. Tuve la oportunidad de probar uno de los tres menús degustación con 9 platos y dos postres:

  • Bacalao con yogur y almendra tostada – no tengo palabras para describir este plato. Fino, elegante y delicioso. Uno de los platos estrella. Sólo él puede mezclar el bacalao con yogur.
  • Sardinas marinadas con tocino – Un velo finísimo de tocino cubre la sardina. Contraste de gustos atrevido.
  • Foie con escabeche – grandioso. Otro de los platos estrella… por diferente! Nunca había visto un plato igual.
  • Fideos de cerdo con boletus – soy una apasionada de los boletus y tengo que decir que de este plato me quedaba con el caldito que ponen en el fondo. Brutal.
  • Huevo soufflé – un clásico del Rafa Peña. Nadie puede marchar sin probarlo. Ninguna soufflé como este.
  • Arroz con bacalao – este plato es de pecado! Es un ejemplo de cómo hacer un bacalao con arroz como nadie lo haría ni se lo imaginaría.
  • Pargo con ensalada de hierbas – finísima puesta en escena.
  • Mollejas con mantequilla de limón – plato muy sabroso.
  • Pichón al gengibre.
  • Piña colada – sensacional postre. Para mí, el mejor.
  • Chocolate a las especies – definitivamente, Rafa es diferente.

Vinos escogidos:

  • Clos du Gorge Rouge Blanco: según Juan Valencia, el mejor macabeo que ha bebido nunca. La referencia. Ha elegido este vino por la similitud de su elaborador, Cyril Fhal, con el propietario del “Gresca”, Rafa Peña. Cyril Fhal hace un trabajo, en la viña, de precisión. El resultado de su trabajo es un vino que se identifica con el territorio, y es aquí donde encontramos más similitudes con los platos del “Gresca”. Domina el hinojo en este blanco tan magníficamente mediterráneo.
  • Jean Foillard Morgon Côte de Py 2010. Fantástico vino rojo del, posiblemente, mejor elaborador del bujolais. La mejor parcela de Morgon se Cote de Py, donde de sus uvas de Gamay, se obtiene este vino de bonito color cereza y aromas de frutos rojos. Aéreo y profundo.

Recomiendo reservar mesa. El local es pequeño y la comida es tan buena que siempre está lleno.

Discreción, elegancia y calidad; son las tres palabras con las que definiría este raconet.

Preu
Alt. A partir de 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)