Restaurante “Semproniana”

Carrer Rosselló, 148, Barcelona, Barcelona (España)

Me encanta la gente que, sencillamente, se muestra tal cual es. Sin parafernalias. Ada es sencilla, tiene un punto bromista a la vez que es seria. Me recibe con elegancia. Está pendiente de mí, de toda la sala y de la cocina. Activa, sin ser nerviosa. Inquieta. Le apasiona lo que hace y se nota con los resultados obtenidos.

Hija de la mítica “Fonda Europa” de Granollers. Ha vivido el mundo de la gastronomía desde muy pequeña. Muy bonito ver como no ha cometido el error de anclarse en el pasado y más bonito todavía escuchar cómo explica que se reinventa constantemente. Lo que decía antes… es inquieta.

El local es sorprendente. La entrada no la entendí hasta que Ada me explicó todas las actividades que lleva a cabo. Una antigua mesa de coser con sillas de colores junto a una cocina relativamente pequeña pero funcional… no le veía el vínculo. Este espacio es utilizado por los talleres de niños y por la “Cocina de Doce” (clase de cocina los domingos a las 12h obsequio de la casa a todo aquel que tenga mesa reservada el mismo día).

La sala del restaurante es auténtica. Espacio diáfano con las paredes de colores. Una cortina blanca inmaculada cae del techo sólo en un lado. No hay ni una silla, ni una luz que sean iguales. Contrastes por todas partes. Nada es simétrico, pero todo está impecablemente colocado. Curioso. Materiales de todo tipo… ropa, madera, metal y todos mezclados.



Tipo: cocina catalana creativa. Tuve la oportunidad de probar:

  • tierra de cuscús y verduras del huerto – servido en una maceta. Sensacional la mezcla de la frescura del tomate y del cuscús con el kiko. Inesperado.
  • carpaccio – he probado mil carpaccios y afirmo que este es diferente a todos. La salsa es tremenda.
  • arroz del venere con queso de Mahón – este plato merece mención aparte. El plato estrella. No lloré por educación. Brutal.
  • baklava de tomates secos, calabacín y avellanas, hecho con pasta phyllo – finísimo.
  • K de tortilla de patatas y otras historias – otro plato de pecado. Curiosa la historia del nombre del plato que no os contaré porque lo tiene que adivinar vosotros.
  • bacalao con verduras y salsa agridulce – buenísimo.
  • costillar de cerdo, con agridulce a la catalana.
  • delirium tremendos – postre a base de chocolate negro. Exquisito.

Todos los platos de la carta tienen tallas S-M-XL.

Otras opciones fuera de la carta:

  • Menú de mediodía: relación calidad-precio muy buena.
  • “Billete de 20″: menú de noche de 20 € hecho con los productos comprados en el mercado el mismo día.
  • “S-10″ tarjeta que simula la T-10 del TMB. Tiene un coste de 100 € y da derecho a 10 cenas de lunes a jueves.

Volveré.

Preu
Mitjà. Entre 25€ i 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)