Restaurante “Viblioteca”

Carrer Vallfogona, 12, Barcelona, Barcelona (España)

No me explico cómo, habiendo ido mil veces y habiéndolo recomendado dos mil, publiqué tan tarde el merecido post de uno de los rincones que le tengo más aprecio de Barcelona.

Yolanda es el alma de todo. Ella, siendo como es, ha creado un ambiente tan auténtico que todo el mundo que va, quiere volver. Es sumiller y esto hace que el vino tenga una relevancia importante en este restaurante.

El local es pequeño y con mucho encanto. Mesitas de madera clara se distribuyen en línea recta justo por debajo de la extensa exposición de vinos. A la derecha y al fondo, hay taburetes altos que dan la oportunidad de poder cenar en caso de que las mesas estén llenas (cosa que ocurre muy a menudo).

La carta está escrita en las paredes. Recomiendo tener paciencia para acabar de leerla toda… vale la pena! Y, sobre todo, dejaros recomendar por ella; siempre hay algún plato nuevo que cautiva tanto a los que lo frecuentamos como los esporádicos.

Es importante explicar un detalle que a mí me dejó boquiabierta: no tienen cocina. Con un hornillo, un microondas y una thermomix os harán disfrutar mucho de la comida. Es decir, el mérito es doble.

No os aventuréis a ir sin reserva previa. Siempre está muy lleno.



Tipo: platillos diferentes, donde la especialidad de la casa son los quesos.

  • Biquini trufado con ibérico, mozzarella y trufa – sin duda, uno de mis platos estrella. Un “must” de la casa. Nadie puede marchar sin probarlo.
  • Ensalada “fresco” con rúcula, tomates, fresas, payoya y aceite de menta – súper refrescante.
  • Rollitos vietnamitas de atún salvaje – buenísimos. Plato muy diferente al típico rollito oriental. Delicioso.
  • Tortilla gourmet con patata, cebolla, ibérico, huevo poché y virutas de foie – tremendo. Se ha de trinchar y remover bien mezclado para disfrutar de todos los gustos mezclados. Plato consistente.
  • Carpaccio de calabacín gratinado con queso y jamón ibérico de bellota – un escándalo. Otro “must” de la casa. Sorprende que, con la sencillez del plato, pueda llegar a ser tan bueno. La elección del queso es crucial.
  • Canelón de pato confitado, foie, setas y bechamel trufada – plato fino, elegante y muy sabroso.
  • Tabla de quesos que lo acompañan con tres tipos de mermeladas diferentes – una de las especialidades de la casa.
  • Tarta tatin – casera y buenísima.

Aunque no tengo foto, recomiendo el tartiflette (gratinado de patata con crema)… una auténtica delicia. Es otro de mis platos estrella. Siempre que voy el pido.

Buen producto, buena comida, lugar entrañable y ellos fantásticos. Ya es un clásico del barrio de Gracia.

Me encanta.

Preu
Mitjà. Entre 25€ i 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)