Comercio “Casa Gispert”

Carrer Sombrerers, 23, Barcelona, Barcelona (España)

De aquellos lugares que sólo entrar y, sin saber por qué, consigue arrancarte una sonrisa.

Es una de las tiendas de alimentación más antiguas de Barcelona; y eso es respira en cada uno de sus rincones. Me encanta que la hayan conservado tal y como era. Todavía está el mostrador de madera de nogal y el antiguo horno de leña que, por cierto, sigue funcionando y del que me cuentan orgullosos que es único en Europa. Allí todo es un museo.

Están vendiendo productos coloniales desde 1851, fecha en la que aparece la “Casa Gispert” en forma de antiguo almacén de grano. Enseguida, los hermanos Gispert se convirtieron en auténticos maestros tostadores.

Poco a poco, se han ido adaptando a los nuevos tiempos y las nuevas necesidades ofreciendo productos selectos como los frutos secos, el café, el cacao, especias como la vainilla, la canela o el azafrán, aceites de oliva, chocolates, etc; siempre buscando el producto de proximidad de máxima calidad y trabajado de manera artesanal.



Por los alrededores de Navidad, hacen unas cestas irresistibles y durante el resto del año ofrecen un gran abanico de cajas-regalo. Hay muchas, pero las que más me llamaron la atención son:

– “La Cena”: con los productos necesarios para hacer una buena comida en casa de algún amigo.

– “La Saludable”: quizá es la caja más sana!

– “Glutefri”: libre de gluten.

– “Eco – Viene”: donde todos los productos son ecológicos.

Un museo fantástico!

Comentaris

  • (no serà publicat)