Restaurante “Hisop”

Passatge Marimón, 9, Barcelona, Barcelona (España)

Empezaré hablando claro: es uno de mis top 5 de la ciudad de Barcelona.

Me habían hablado muy bien del restaurante, pero lo que me encontré superó, de largo, mis expectativas.

El local es pequeño, muy elegante y con unas tonalidades suaves que le dan una calidez fantástica. Uno de los laterales es un mueble de madera que deja claro que quieren combinar funcionalidad con diseño. Me gusta.

Las mesas son sencillas. No caen en estridencias absurdas. Vasos y servilletas impecablemente colocados, acompañan a las rosas rojas que destacan sobre los manteles blancos. Nada más.

Ellos son perfeccionistas. Quieren hacerlo impecable y lo consiguen. Muy buen servicio, pero siempre con naturalidad y sencillez en el trato. Me encanta!

Desde 2010 que Oriol Ivern, alma matter de este rinconcito encantador, tiene una estrella Michelin. La tiene, pero no lo dice. Él sólo quiere ver la satisfacción de los que estamos sentados en la mesa. Todo lo demás es secundario.



Tipo: se define como cocina catalana contemporánea; pero yo me permito el lujo de añadir que es cocina de autor (sin duda). Respeta mucho los productos de la tierra y reinventa los platos tradicionales llegando a alcanzar gustos muy diferentes para el paladar. Cambia la carta cuatro veces al año. El “foie after eight” es el único plato que lo mantiene fijo. El resto, cambia por completo. Esto quiere decir que los platos de los que os hablaré no los encontraréis cuando vayáis. Sois conscientes de la creatividad de Oriol? Aparte de la carta, hay dos menús degustación (con y sin maridaje de vinos):

  • Lemon pie de chicharrones – ejemplo claro de lo que comentaba… consigue gustos muy diferentes. Es un entrante sorprendente. Me hizo decir un “empezamos bien!”.
  • Royal de ceps con sorella y haba tonka – otra sorpresa. Tacto gelatinoso que no me esperaba. Gustosísimo. Uno de los platos estrella.
  • Berenjenas con queso ahumado y trufa de verano – impresionante ver cómo, de un producto tan básico como la berenjena, saca un plato que hace ver las estrellas. La mezcla con el sabor ahumado y la trufa es sensacional. Tengo que reconocer que no había visto nunca una chufa en un plato … creatividad al máximo.
  • Rossejat de fideos con calamares y galanga – finísimo.
  • Pescado de lonja con maría luisa, mostaza y especias – el pescado al punto y lo sirve reposado sobre una salsa espumosa… elegante. Me encantó.
  • Pichón con cebolla asada, salvia y rucca – no soy muy fan de las aves y, en cambio, digo, con la cabeza bien alta, que me gustaría repetir este plato.
  • Tabla de quesos – si os gustan, disfrutaréis mucho. La colocación es estratégica y debéis comer en el orden que os indicarán, siempre mezclándolos con el membrillo.
  • Sandía con chilli y estragón – picante.
  • Albaricoques con avellana, citronella y jengibre – para morir de gusto. Impresionante.
  • Mini catas variadas para acompañar el café – no puedo describirlos.

“Disfrutar cocinando y, sobre todo, cocinar para hacer disfrutar”. Eres diferente, Oriol.

Preu
Alt. Desde 40€.

Comentaris

  • (no serà publicat)