Restaurante “La Taverna del Mar”

Passeig de Sant Pol, S'Agaró, Gerona (España)

Siempre impresiona volver a un lugar que lo has conocido gracias a tu abuelo.

Hablo de muchos años atrás. Típicas salidas gastronómicas familiares de fin de semana. Recordaba buenas vistas y buen pescado; pero… no había vuelto desde entonces. Iba nerviosa con ganas del reencuentro.

Por fuera, está tal cual lo recordaba: edificio que respira mucha historia ubicado, literalmente, encima del mar.

Por dentro, nada que ver. El blanco inmaculado de las paredes disputa protagonismo con el azul intenso del techo. Contraste fascinante. Este último me tuvo un buen rato con la mirada elevada. La mezcla de estilos es provocadora. Se puede encontrar portalámparas de vidrio frágil, ventiladores de madera retro y troncos pintados de blanco reinventados hacia una luz.

El local tiene una doble hilera de bóveda. La primera es la que hace de pared hacia el exterior de carpintería blanca con cuadritos; la segunda, sin carpintería, es la que divide el local en dos.

Fuera hay una terraza pequeña protegida por vidrio que permite disfrutar de la comida aún más integrado, si cabe, dentro del entorno. Es fantástica.

Sólo S’Agaró sabe lo que le debe al Sr. Ensesa. Yo no lo sé. Pero sí sé que el restaurante, que se abrió al 1936, ahora está en manos de sus tres hijas y que han logrado abrirlo con una imagen renovada. En un establecimiento histórico, era un reto difícil y lo han hecho fantástico.



Tipo: cocina de proximidad donde el plato fuerte es el pescado. Pero… Romain Fornell (del “Cafe Emma“, del “Cafe Turó” y del “Caelis“) es atrevido e innovador y juega, con éxito, con mezclas sorprendentes:

  • Ensalada de langostinos con espárragos – los dos productos son de primera calidad y tratados de forma impecable (con aquel punto crudo tan necesario para ambos), pero rematado con el caviar de aceite y la olivada… acaba siendo un plato delicioso!
  • Carpaccio de hinojo con cítricos y huevos de salmón – la mezcla es sensacional. Los cítricos y el hinojo no anulan el gusto de los huevos. Plato súper refrescante.
  • Cigalitas de Palamós a la plancha salteadas con ajos tiernos – siempre he sido una gran defensora de que la gamba es mucho más sabrosa; pues bien, estas cigalitas han puesto en duda mi teoría. Uno de mis platos estrella.
  • Tocino con ravioli de champiñones y sepia – un “mar-montaña” diferente. Mezcla de sabor sorprendente. Plato primicia que aún no está en la carta y que espero haber transmitido, a la perfección, que fue mi debilidad. Otro plato estrella.
  • Gambas de Palamós a la plancha – este plato no necesita presentación.
  • Cheesecake con mango y fruta de la pasión – súper cremoso. No podéis marchar sin probarlo. Brutal!
  • Interpretación del mítico helado “Snickers” al estilo de “La Taberna” – no puedes parar de comer.

Mucha ilusión haber podido vivir la fantástica y renovada “Taverna del Mar”.

Preu
Alt. Desde 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)