Restaurante “Spoonik”

Carrer de Bertran, 28, Barcelona, Barcelona (España)

No negaré que iba hacia el restaurante con cierto miedo. Siempre he sido una fan incondicional del morbo de la clandestinidad del “Spoonik Club“; y encontrarme, de repente, con un “Spoonik” abierto al público me provocaba (inicialmente) una cierta desconfianza. Tenía miedo de que, eliminando su rasgo diferencial más importante, se acabara convirtiendo en un restaurante más de Barcelona. Pero no fue así… Jaime Lieberman y Jon Giraldo… ellos. Ellos y sus ideas; ellos y su creatividad han logrado continuar ofreciendo algo diferente del resto.

El local es un espacio diáfano y moderno. En la zona del comedor, nada destaca. Suelo y mesas de color neutro, cuadros de estilos variados lucen en las paredes, un piano en un rincón y algunos objetos puntuales extremados; pero… ninguna estridencia. A medida que fue avanzando la noche lo fui entendiendo. El protagonismo lo marcan ellos con los diferentes escenarios que van creando para cada uno de los platos. Fascinante! Utilizando técnicas de verdadera ingeniería hacen que el maridage no sólo sea con cava o vino. Han diseñado un escenario para cada plato creado con juego de luces y música al mismo tiempo. Un espectáculo.

La recepción de los clientes la hacen en la parte de la barra, con copa de cava incluida que se disfruta de pie. Una vez llegados todos los comensales se empieza el turno de visitas a la cocina (por grupos). La finalidad es tener el primer contacto con todo el equipo y con el primer snack. Genial!

Finalizada la visita a la cocina, ellos son los que hacen la distribución de las mesas. La mayoría de ellas son grandes; esto quiere decir que, muy a menudo, toca compartir mesa con otras personas.



Tipo: cocina de autor súper creativa con una mezcla mediterráneo-latinoamericana muy provocadora.

  • Snacks:
    • pizza efímera – sabor de pizza en una textura que no os contaré! Perdería la gracia del plato…
    • semiesférico eléctrico de leche de tigre – curioso como consiguen “electrizar” la boca durante un mili-segundo. Muy curioso.
    • ceviche vegetal de cactus, mango y manzana – este es mi tercer plato estrella. Mezcla de frutas muy refrescante.
  • Aperitivos:
    • arepa de choclo, stilton afinado y miel – una manera muy diferente de comer arepa.
    • panucho confit de pato al pibil, cebolla nispek, crema de frijoles y crema de aguacate – para mí, es el segundo plato estrella. Contraste de sabores y texturas que me hechizó.
    • maíz, lima, jerez y palomitas – delicioso y diferente.
  • Festival:
    • verde: verduras texturizada con quesos catalanes, cereales infusionados y pilpil de miel – pinceladas de verduras.
    • ostra del delta del Ebro en ceviche amazónico y helado de tomate de árbol ahumado – plato muy sorprendente. El contraste con el helado de tomate deja fuera de juego cualquier expectativa que uno se puede llegar a imaginar.
    • salmonete Titoté en papillote de hoja de plátano con arroz de coco caramelizado y verduras – uno de los platos que muestran sus raíces. Muy caribeño.
    • mouse de foie y pollo de corral asado, chicha Mora, doble maíz y velo de ron viejo de caldas – sin lugar a dudas, el plato estrella. Textura inesperada y gusto inmejorable para un plato que se me hizo cortísimo.
    • “Entraña” glaseada en glas de ternera y panela – quizás es el plato con menos diseño estético de todo el menú, pero… es brutalmente sabroso.
    • croqueta de yuca, canelón de aguacate y pico de gallo con suero – muestra clara de cómo conseguir que una croqueta y un canelón sean elegantes. Plato finísimo.
  • Postre:
    • yogur-yogur: 7 texturas de yogur vivo – impresionante encontrar 7 texturas diferentes de un producto en el mismo plato. Tremenda elaboración … me fascinó!
    • caribe Colombia: pan de plátano, crema de yuca, “queso costeño”, helado de arroz y crema catalana de plátano “macho”

En clandestinidad o al descubierto, ellos son diferentes.

Preu
Alt. Desde 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)