Restaurante “Dos Palillos”

Carrer Elisabeths, 9, Barcelona, Barcelona (España)

Mi experiencia en “Dos Palillos”, utilizando un símil lejano, me hizo tener la sensación de que entraba en un casino. Primero hay un pasillo con una barra que me recordó a los bares de mi infancia (con cortinas y todo) que hace la función de bar de tapas donde la oferta es siempre a la carta. Más allá, hay como un reservado (le llaman “barra asiática” y es para el menú degustación) donde están todos los jugadores (clientes) sentados esperando que el crupier (en este caso la jefe de sala, Marta) reparta el juego. El juego es en forma de platos donde todos los jugadores son ganadores porque cada plato / carta que tira es un AS.

Marta, jefe de sala, cual crupier, maneja a la perfección todos los rincones del lugar con un increíble auto control y un impecable dominio de los tempus de confección de cada plato, dejando entrever el conocimiento técnico de cada uno de los procesos culinarios.

Albert Raurich, después de 10 años trabajando en el “Bulli” de la mano de Ferran Adrià, aterrizó en Barcelona con un proyecto muy innovador y, desde el primer día, ha logrado romper con cualquier estereotipo … y eso que no lo tenía fácil!



Tipo: cocina asiática innovadora. Tienen mucho respeto por el producto y quieren promover el concepto de la tapa como una manera de entender la gastronomía. Fantástico!

  • Mojama de salmón salvaje – mojama secada con aceite de almendra, piel de yuzu y huevos de salmón! Ésta es la bienvenida… me dejaron fuera de juego sólo comenzar.
  • Médula a las cinco especias chinas – igual de frágil que de sorprendente. Imprevisible.
  • Nenúfares tailandeses – impresionante puesta en escena. Es tan bonito que da pena comerlo!
  • Pececillos atrapados en la red – uno de mis platos estrella. La sensación de que la red se deshace en la boca me fascinó.
  • Naresushi de lubina – se tiene que probar. Textura única.
  • Iro iro na ika – sashimi de calamar. 4 elaboraciones diferentes que consiguen 4 texturas diferentes. Se debe seguir el orden que indica Marta para comerlo!
  • Yuba-mochi – otro de mis platos estrella. Es una especie de ravioli con la nata de la soja, edamame y soja fermentada. Bestial! Se me hizo corto…
  • Soja en tres colores – helado y salsa de soja, edamame y su praliné. Me sorprendió, gratamente, la textura y el helado en este momento de la cena.
  • Noumifu de sesos de cordero – sesos en tempura china.
  • Dumpling de langostinos y tocino de cerdo ibérico frescos al vapor – otro de mis platos estrella. Muy sabroso.
  • Papada de cerdo ibérico a la cantonesa – toda la noche viéndola como se fumaba; la esperaba con mucha ilusión y no me decepcionó. Nadie puede marchar sin probarla. Deliciosa.
  • Coco al estilo tailandés – con textura de nieve que se deshace en la boca. Postres que están a la altura del resto de la cena.
  • Ningyo yaki de chocolate – final de bandera.

“Gobernar una gran nación viene a ser como cocinar un pez pequeño” = hay que conocer la técnica, controlar el fuego, medir los condimentos, dar los toques necesarios y respetar el producto.

Preu
Alt. Desde 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)