Escapada Convent de Sant Salvador

Horta de Sant Joan, Tarragona (España)

Estaba alojada en el maravilloso hotel “Les Capçades” y tenía ganas de hacer alguna excursión. Necesitaba tener contacto con la tierra, vivirla de cerca pero sin complicarme demasiado. Sin dudarlo, me recomendaron la visita al Convent de Sant Salvador y caminar hasta la cima de la montaña de Santa Bárbara.

Llegué al convento con el coche. La misma carretera ya regala unas vistas fantásticas de Horta de Sant Joan. Dejad el coche en el parking del convento y prepararos para disfrutar de historia y naturaleza a la vez.

Hacer excursiones de forma improvisada, a veces, da algún disgusto. Y eso es lo que me pasó a mí. El convento estaba cerrado y sólo lo pude ver por fuera. De todas formas, no me preocupa. Me enamoré tanto de Horta de Sant Joan y de sus alrededores que sé que volveré.

El nombre oficial es Convent de la Mare de Déu del Àngels; pero es más conocido popularmente con el nombre de Convent de Sant Salvador por la estancia que hizo aquí el fraile franciscano a mediados de siglo.



La iglesia, que es de estilo gótico de origen templario y fecha de los siglos XIII-XIV, se conserva entera. En cambio, el convento, que es renacentista del orden de San Francisco de los siglos XVI-XVII, está en ruinas. En definitiva, es un conjunto arquitectónico, al pie de la montaña de Santa Bárbara y dispuesto alrededor de un claustro renacentista, que vale la pena visitar. En 1985 el conjunto de montaña y convento fueron declarados bien cultural de interés nacional.

Historia, cultura y naturaleza conviven en este rincón sin muchos turistas por la zona. Excepto una familia que iba (como yo) con la cámara en la mano, el resto de gente que me crucé era gente del pueblo que hacía senderismo.

Una vez he dado toda la vuelta al recinto, tomo el camino que sale a mano izquierda y sigo el caminito que va por la cara norte de la montaña. Hay indicaciones hacia la Cova de Sant Salvador, ermitas y cumbre. El camino, que va recorriendo paralelo a las altas rocas de la pared del conglomerado, se va adentrando hacia la montaña pero siempre con la referencia del pueblo en la distancia. Por el camino se ven antiguas ermitas repartidas por la montaña donde residían antiguamente frailes.

No dejéis de disfrutar de las maravillosas vistas, pero siempre estad pendiente del suelo. Yo me encontré una serpiente a pocos centímetros de mis pies!

Pasados ​​25 minutos ya llegué a la Cova de Sant Salvador. Es muy pequeña. Hay una imagen del santo cerrada entre rejas y llena de flores. La leyenda cuenta que él hizo brotar agua de la fuente. A partir de aquí, comienza una subida que lleva a las ruinas de Sant Antoni, a las ruinas de la antigua capilla de Santa Bárbara y a la cruz de hierro. Yo no llegué a ninguno de estos tres últimos puntos. En la cueva ya deshice el camino hecho para llegar puntual a mi esperada comida en el restaurante “Miralles“.

Si podéis, en el rellano de la cueva, “perded” unos minutos disfrutando de las vistas, del silencio y de la soledad.

Duració
Estuve 1:15h para ver el conjunto del convento y la caminata hasta la cueva (ida y vuelta). Pero me faltó tiempo para llegar hasta la cima.
Nens
Sin problema, pero hay que vigilarlos.
Animals
Sin problema.

1 comentari to “Escapada Convent de Sant Salvador”

  1. Viajares Daniel Ruiz (@viajares)

    Muy buena recomendación. Fuimos a ver el convento (con más suerte pues estaba abierto) y después nos dirigimos a la Cova de Sant Savador. El caminito rodeados de bosque es muy agradable. Las vistas de Horta de Sant Joan al convento, y al revés, valen mucho la pena.
    Saludos

Comentaris

  • (no serà publicat)