Escapada Ho Chi Minh (Saigón)

Ho Chi Minh / Saigon (Vietnam_es)

Sé que es feo comparar; pero también sé que, a veces, es difícil no hacerlo. En este caso, es inevitable comparar Ho Chi Minh con Hanoi. Son las dos grandes ciudades de Vietnam. Una está ubicada al sur y la otra al norte. La primera tiene el reclamo turístico del Delta de Mekong y la segunda tiene la impresionante Bahía de Halong muy cerca.

Todos tenemos las vacaciones limitadas y esto nos obliga a estar constantemente escogiendo y/o renunciando a destinos. Después de ver Vietnam de arriba abajo, no me cuesta nada posicionarme claramente a favor del norte. Es decir, si hay tiempo para verlo todo, adelante! Pero si tenéis que recortar visitas por presupuesto o por tiempo, no dudéis en quedaros con la pareja de Hanoi y la Bahía de Halong. Además, siempre os quedará más cerca la fascinante Sapa.



Ho Chi Minh se ve rápido. Hay tres cosas que no os podéis saltar: el barrio de Cholon con su mercado Binh Tay, la pagoda Thien Hau y el museo de la mítica guerra de Vietnam (la que sufrieron contra USA).

El barrio de Cholon (en vietnamita significa “Gran Mercado”) es el barrio chino más grande de Vietnam. Ocupa el distrito 5 y se remonta al 1778; de hecho, es un lugar de mucha importancia histórica. Aquí se escondieron las minorías chinas de la dinastía Tay Son. Los que lograron sobrevivir, se restablecieron comercializando productos chinos. Durante la guerra, los soldados y desertores de las fuerzas armadas de USA establecer el mercado negro. También fue en este barrio donde el fotoperiodista Eddie Adams hizo la fotografía que resultó ganadora del Premio Pulitzer en 1969 mostrando una ejecución. Uno de los lugares con más vida del barrio es el mercado Binh Tay. Entrad sin miedo y caminad sin prisa. Intentad estar bien atentos a todo lo que pasa ahí dentro. Yo, en un par de horas, vi algas secas, productos que no fui capaz de identificar, gusanos en venta, pan de arroz de mil formas, niños al cargo de las tiendas y, lo que más me sorprendió, un 40% de los comerciantes durmiendo sobre los productos que tenían a la venta. Fascinante. Aprovechad la visita para dar la vuelta al mercado por fuera. El bullicio es impresionante.

La pagoda Thien Hau es un claro ejemplo de la influencia china en la construcción; y, de hecho, no es el único edificio de estas características. Hay muchos. Está dedicada a la diosa china del mar y protectora de los navegantes. Es muy concurrida por los fieles. Las barritas de incienso están siempre encendidas y el olor puede llegar a ser fuerte. No me encontré a ni un solo turista, lo que la hace aún más auténtica. Aquí, al igual que en los templos de Hoian, también ofrecen comida a los dioses. Dicen que es la pagoda más bonita de Ho Chi Minh. Aunque tiene dos guardianes a cada lado de la entrada, se dice que las verdaderas vigilantes son dos tortugas que viven dentro del recinto.

El museo de la guerra de Vietnam (War Remnants Museum) es cosa aparte. Es el museo más visitado por los turistas occidentales. Me impresionó bastante y pienso que no fui la única que estuve en shock durante la visita. El silencio que hay dentro dá mucho respeto. A mí, me “engancharon” las fotos que había expuestas. Está claro que las duras imágenes no pueden transmitir lo que vivieron ellos, pero os aseguro que hacen sentir bastante. Fuera están expuestos los vehículos blindados y las avionetas que, aunque en menor medida, también impresionan.

Es una ciudad que está en constante movimiento. El alto volumen de motos en circulación agobian casi igual que en Hanoi. Se debe tener mucho cuidado cuando se pasea; ellos no se detienen, sólo se limitan a tocar el claxon. Hay infinidad de pequeños comercios y gente que se desplaza a un ritmo trepidante; pero siempre hay algún rinconcito de tranquilidad escondido. Yo los encontré.

Duració
Un día es suficiente para ver los tres imprescindibles de la ciudad.
Nens
Sin problema.

Comentaris

  • (no serà publicat)