Escapada Lake Powell

Lake Powell, Arizona/Utah (Estados Unidos)

Los que me conocéis siempre me habéis escuchado decir que nunca vuelvo a un lugar que ya he visitado.

Dejando aparte las ciudades europeas (que he repetido algunas); cuando hablo de un destino lejano y costoso, por mucho que me encante, siempre digo que no volveré. Hay demasiadas cosas bonitas en el mundo y la lista de pendientes es demasiado grande como para permitirme el lujo de repetir uno.

Lake Powell es una de las escapadas con las que no cumpliré mi palabra. Con él haré una excepción.

Estaba de roadtrip por los Estados Unidos. Hice todos los cálculos posibles, tanto de kilometraje como del tiempo que invertiría en los Parques Naturales; pero está claro que lo hice fatal. Para un europeo es muy difícil llegar a imaginarse las dimensiones de los parques de América. El hecho es que vi Horseshoe Bend y Lower Antelope Canyon el mismo día y, por proximidad, quise aprovechar para ver Lake Powell. Pensaba que sería como un lago de Cataluña y que en poco más de una hora el tendría visto. Qué equivocada estaba!

Esta escapada tiene una curiosidad que me hizo gracia. El lago es tan grande que, aunque la mayor parte del mismo está ubicado en Utah, la entrada del sur y la toma están en Arizona.

Lo primero que me encontré es la Glen Canyon Dam Overlook. Es el mirador de la presa; de hecho, es desde donde se puede disfrutar de las mejores vistas a la misma. El cañón y el río me impresionaron mucho. Una altura de vértigo, unos colores impactantes y una similitud demasiado bestia con Horseshoe Bend… me hechizó a primera vista. La construcción de la presa en los años 60 generó mucha polémica entre los defensores del medio ambiente y los arqueólogos. Aún así, se llevó adelante con la construcción, no sólo de la presa, sino del lago entero. Es un lago artificial de 658 Km2 y más de 3.000 Km de orillas, haciendo que sea el segundo lago más grande de US.



La siguiente parada es la Wahweap Swimming Spot. Es una playa al mismo Lake Powell con unas vistas maravillosas. Se accede fácilmente en coche y haciendo una caminata de pocos minutos. Tiene parking propio. Me atrevo a decir que su plato fuerte es justamente las vistas. La playa no es demasiado espectacular, pero las vistas lo valen todo. El paisaje que hay justo delante es muy salvaje y americano vez. Hay unas rocas que recuerdan a Oljato-Monument Valley; pero con la diferencia de que aquí hay un lago delante. Las aguas están muy calmadas y se respira mucha tranquilidad.

Continuar por la carretera hasta la Stateline Marina Boat Docks. Es una marina donde salen barcos que realizan excursiones por el lago. En los alrededores de la misma hay unos entrantes a las rocas donde se puede disfrutar de un baño muy agradable. El agua es limpia y las rocas son muy planas, lo que permiten tener un acceso fácil.

Al principio de la publicación he hecho mención a que con Lake Powell haré una excepción. Es uno de los pocos lugares del mundo que se que volveré. Y sabéis por qué? Pues porque me quedó pendiente ver el Reflection Canyon. Desconozco la distancia que hay para llegar. De hecho, no sé ni siquiera si se llega en coche o en barco, tampoco sé desde donde salen los barcos que llevan. Pero lo que sí sé es que lo tengo que ver.

Me llevé una sorpresa muy agradable con Lake Powell.

Duració
Recomiendo pasar en el lago un par de días.
Nens
Sin problema.

Comentaris

  • (no serà publicat)