Escapada La Fresneda

La Fresneda, Teruel (España)

He manifestado en diferentes ocasiones mi debilidad por la provincia de Teruel. La conozco poco, pero cada día me gusta más.

Sinceramente, no había ni oído hablar de La Fresneda. Ni sabía que existía, ni la ubicaba en el mapa. Llegué gracias al hotel “El Convent“. Una vez allí, fue Sandra quien, con su pro-actividad, no dudó ni un minuto en hacerme la lista de lo que tenía que ver antes de irme del pueblo. Me hizo mucha gracia que me dijera que La Fresneda había que verla de día y de noche. Le hice caso en todo, volví para darle la razón y, sobre todo, para agradecerle la buena guía que había sido.

El recorrido se hace a pie. Salí del hotel “El Convent” en dirección la Capilla del Pilar, que está ubicada en la Plaza Pilar. Construida a finales del siglo XVII. Dicen que está ocupando el lugar de la antigua iglesia de San Bartolomé, aunque de esta última no hay constancia documental. Es de estilo barroco. Su interior sufrió daños considerables durante la Guerra Civil. No pude entrar porque estaba cerrada (qué manía que tienen los pueblos de cerrar las iglesias!). Sólo la vi por fuera.

A partir de aquí comienza la parte bonita de la Calle Pilar. Soportales en ambos lados que esconden pequeños comercios con encanto. Hay un edificio que destaca especialmente: “La Casa de la Encomienda“. Es un edificio del siglo XVI de estilo renacentista. Tampoco tuve oportunidad de visitarlo porque era domingo y estaba cerrado (sigo sin entenderlo!); pero me explicaron que en la planta baja aún se conservan las almazaras donde se guardaban las cosechas que se recaudaban como tributos. Durante mucho tiempo fue la residencia del comendador dada la dificultad de acceder al castillo.

Enseguida se llega a la Calle Mayor; que es la que lleva hasta la Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento. Esta plaza es de visita obligada. Es preciosa y tranquila. Hay un par de terrazas para hacer el aperitivo; pero, aún así, la gente respeta el silencio y la paz del lugar. El Ayuntamiento es del siglo XVI, de estilo gótico-renacentista. Es el protagonista de la Plaza Mayor y merece serlo. Como curiosidad decir que hay una reproducción en el Pueblo Español de Barcelona. En el mismo edificio del Ayuntamiento, en uno de los laterales, hay una puerta de madera y unas rejas de hierro con dos carteles “Arresto” y “Mazmorras”. En la Oficina de Turismo (también la encontré cerrada) se puede contratar la ruta guiada. Sinceramente, me hubiera encantado hacerla.



Camino por  las calles empinadas dirección a la colina que hay en la parte alta del pueblo. Aquí están las cuatro últimas visitas que se tienen que hacer antes de irse de La Fresneda y desde donde se disfruta de unas vistas espectaculares del Valle del Silencio:

  • Iglesia “Santa María la Mayor”. Fecha del siglo XVII. Es enorme y majestuosa. Impone mucho. La fachada es de estilo barroco. Como curiosidad, en uno de los laterales se pueden ver dos puertas gemelas. Antiguamente fue la iglesia principal del pueblo; pero ahora sólo se utiliza para eventos especiales. De hecho, sólo se puede acceder a la iglesia contratando la visita guiada a la oficina de turismo.
  • Castillo Calatravo. Ruina de lo que fue el castillo de la orden de Calatrava. Sólo queda la fachada de entrada. Hay una escalera de metal que lleva en la parte superior donde están las mejores vistas de todo el entorno.
  • Cementerio Medieval. Es, sin duda, una de las zonas que más me gustó de La Fresneda. Es un espacio especial; que no deja indiferente. Tiene forma rectangular y está bien delimitado. Dentro crecen las hierbas salvajes y fuera reino el silencio. Me pareció muy curiosa la ubicación de las lápidas que, en lugar de estar en el interior, están ubicadas en los muros.
  • Ermita Santa Barbara. Del Cementerio Medieval sale un camino que lleva hasta la ermita. Intentad no perderos ni un detalle. Las pequeñas cuevas, los árboles delgados y altos y las cruces del Vía Crucis le dan un aire bastante peculiar al camino. La ermita se construyó en el siglo XVII. A pesar de su funcionalidad religiosa, por su ubicación estratégica, durante las guerras Carlistas fue utilizada como baluarte defensivo y quedó prácticamente destruida. A pesar de su evidente estado decadente, tiene mucho encanto.

El conjunto histórico de La Fresneda fue declarado Bien de Interés Cultural en 1983.

La visita merece la pena.

Duración
Un día es suficiente para visitarla.
Niños
Sense problemes.
Animals
Sin problema.

Comentaris

  • (no serà publicat)