Escapada Cayo Playuela y Playuelita

Parque Nacional Morrocoy, Falcón (Venezuela)

He dicho en muchas ocasiones que Morrocoy fue un descubrimiento para mí.

Hay destinos de Venezuela, como Los Roques, que tienen fama mundial. Todo el mundo lo conoce aunque sea de oídas; pero quien conoce Morrocoy? Ya lo escribí en la publicación de Playa Mero: pienso que los mismos venezolanos no hablan demasiado para que no se descubra este secreto que tienen tan bien escondido.

Me alojé en “El Paraíso Azul“, posada encantadora desde donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas del Parque Nacional de Morrocoy. Es el lugar ideal para disfrutar de la puesta de sol y de una tarde tranquila; pero durante el día no os quedéis. Aprovechad cada segundo para ver los “cayos”. Hay muchísimos y todos son auténticos paraísos. Es muy difícil escogerlos. Dejaros llevar por las recomendaciones de los de la posada. Yo les hice caso y, de hecho, contraté todas las excursiones con ellos.

Cayo Playuela y Playuelita es un destino casi perfecto para pasar un día de playa fascinante.



Salí de la “Marina Costa Azul“. Es como un club náutico o puerto deportivo y está ubicado a pocos metros de la posada. Me llevaron desde la posada hasta la marina en un 4×4 que estaba cargado con una nevera llena de hielo, el picnic para pasar el día y las toallas.

Una vez cargado el “peñero” (así llaman allí a las barcas con sus conductores), sólo necesitamos 10 minutos de navegación para llegar a un canal hecho por manglares. Era la primera vez que veía los manglares tan cerca! Y justo cuando estaba alucinando más, de repente, me doy cuenta que este camino nos lleva a la parte trasera de la playa. Maravilloso! La llegada ya me cautivó.

La “parada” me la prepararon en Playuelita, que es la playa que hay, mirando hacia el mar, a la izquierda. Allí los mismos tripulantes del “peñero” se encargan de alquilar la sombrilla y las hamacas. Lo organizan todo y te dejan con la comida y las bebidas. Playuelita es una playa de arena fina muy blanca y agua turquesa. Es un auténtico paraíso. Los venezolanos (espero que no se me enfaden si leen esto) tienen la mala costumbre de ponerse todos juntos. Esto, para un europeo, que siempre busca intimidad y alejarse de las aglomeraciones, es fantástico. Me ubiqué en el extremo de la playa y disfruté de un trozo de playa sólo para mí. El calor es muy fuerte (llegué a buscar la sombra) y el agua es bastante caliente.

Cayo Playuela es otra historia. Está ubicado justo al otro lado de la playa; es decir, mirando al mar, a la derecha. Es otro paraíso, pero menos cómodo. Es más virgen. No es un lugar para disfrutar de un día de playa porque hay rocas y el acceso al agua no es fácil. Aquí sí que no hay absolutamente nadie. Es precioso para hacer fotos y para sentarse a disfrutar de un paisaje maravilloso. Nada más.

El plan perfecto es pasar el día en Playuelita y luego caminar hasta Cayo Playuela para disfrutar de más tranquilidad todavía.

Pasé un día inolvidable.

Duración
Un día entero es suficiente para ver las dos playas.
Es mejor aprovechar el resto de días para ver las otras playas / islas de la zona. Es un paraíso.
Niños
Sin problema.
Animals
Sin problema.

Comentaris

  • (no serà publicat)