Restaurante “Duc de l’Obac”

Carrer Amer, s/n, Bonmatí, Gerona (España)

Conocí este restaurante gracias a las redes sociales. Una simple foto me despertó la curiosidad y a partir de ahí, ya os podéis imaginar cuáles fueron los siguientes pasos: buscar fotos de los platos por internet y leer críticas. Todo el mundo hablaba bien y los platos prometían.

Está en el centro de Bonmatí, un pueblo pequeñito (del que no había ni oído hablar) que está ubicado a 20 minutos de Girona y al pie de las Guilleries. Lo mejor del pueblo es, sin duda, el restaurante. Justamente por eso pienso que quien va a comer al “Duc de l’Obac” va expresamente y no de paso.

La masía es centenaria y está impecablemente restaurada.

Por fuera es monísima. Los protagonistas son (para mí) el trío perfecto en decoración: piedra, cristal y madera. Aunque hay mesitas en el jardín, aquí no sirven las comidas. El olivo fue claramente mi debilidad de aquel jardín de tamaño perfecto.

Dentro hay dos salas igual de acogedoras. Las dos tienen la misma estética y se respira el mismo ambiente; pero si os tengo que recomendar una, os recomiendo la que está ubicada a mano derecha. Las ventanas son más grandes y permiten disfrutar mejor de las vistas al jardín.

El chef, Josep Sabrià, diseña el menú dándole protagonismo al producto de temporada. Ofrece una cocina elaborada gracias a su amplio conocimiento de la cocina catalana y a que ha vivido el mundo de la hostelería dentro de su propia casa. Se inició en la cocina de pequeño y de la mano de su madre. Es claramente autodidacta, aunque ha hecho cursos para saltar al mundo profesional.

Joanna es la que se entrega en cuerpo y alma a los clientes. Se mueve nerviosa por las salas procurando que a nadie le falte de nada.



Tipo: cocina tradicional catalana con un punto de innovación. Aparte de la carta, tienen diferentes menús: diario, sábados, para grupos, etc. Participan en muchos eventos gastronómicos. Yo coincidí con el menú de la semana gastronómica de Girona.

  • Aperitivo de la casa:
    • Queso de cabra con manzana y membrillo, acompañado de hojaldre con anchoas – Es un plato bastante creativo, tanto a nivel estético como para el paladar. Está servido en un frasco de vidrio (tipo yogur) que le da un punto divertido. El membrillo ayuda a suavizar el queso y la manzana le acaba de dar el punto refrescante perfecto para el plato.
  • Coulant de foie con ceps a la crema – Uno de los platos estrella. Sencillamente, delicioso. Fino y elegante. La explosión de foie consigue que no quieras compartir el plato con nadie.
  • Arroz seco de sepias pequeñas con alioli suave – El segundo plato estrella. Muy sabroso y con el punto justo de alioli.
  • Corvina con verduras de primavera y espuma de queso – Plato muy completo. Tiene muchos detalles. Hay diferentes productos en diferentes formatos y texturas; pero el protagonismo se lo lleva la espuma. Me pareció muy original porque le da una fuerza suave al plato.
  • Terrina de pato con fresas y vermut – Plato fuerte. Me supo mal llegar tan llena porque no lo disfruté como merecía. Plato muy elaborado.
  • Canelón crujiente de cítricos – Diferentes texturas de cítricos presentados en un único plato donde cada uno tiene su papel protagonista.

Cocina y gente honesta en un “raconet” auténtico.

Preu
Mitjà. Entre 25€ y 40€

Comentaris

  • (no serà publicat)