• Menu
  • Menu

Escapada Barrio Antiguo de Hanoi


Escapada Barrio Antiguo de Hanoi

Acceso
El acceso al barrio se puede hacer andando o con cyclo-pousse.

Hanoi (Vietnam)

Hanoi es una de las ciudades más seductoras de Asia. O, al menos, eso me pareció a mí.

Cuando organizaba el viaje a Vietnam, tenía claro que Halong, Hoian y Sapa me fascinarían tanto, que decidí recortar días de Hanoi. Y esto fue un error enorme. Me faltó vivirla despacio y más.

El Barrio Antiguo de Hanoi, que es donde centré mi visita, está en constante movimiento. El ritmo de la ciudad, inicialmente, me llegó a agobiar. Motos, bicicletas, coches y gente a pie se cruzan sin ningún tipo de criterio ni orden... y no chocan! Parece que todos tengan prisa. Se desplazan rápido y sin dejar de tocar el claxon. Es una agobio constante para la vista y para el oído. Pero, enseguida, me acostumbré y ya me movía por allí como si fuera uno de ellos.

El barrio antiguo está formado por 36 calles (caóticas) que se construyeron en el siglo XIII a raíz de los 36 gremios que existían entonces. Tiene mucha vida. Está lleno de vendedores. Es igual qué o cómo, pero todo el mundo vende algo. Hay gente que lleva el producto encima y hay quien lo ofrece en alguna minúscula tienda. Tampoco les importa si el comprador es nacional o un turista. Sólo importa vender. Las paradas son bastante precarias y sucias.

La gente local hace la vida en la calle. Se sientan en unos taburetes minúsculos para tomar bia hoi (cerveza). Y así pueden pasar horas.

Os aconsejarán ir a la calle de las zapaterías o a la de las joyerías; pero lo que hay que hacer es, sencillamente, caminar por las calles. Caminar sin prisa. Se debe entrar a los templos y observar todo lo que pasa alrededor. Uno no da al alcance de todo el que llega a pasar, de lo que querrías ver y de lo que no puedes ver.

La arquitectura colonial, los templos budistas, las pagodas y las mismas casas del barrio antiguo le dan un encanto tan especial!

Una de las cosas que más mal me supo del viaje a Vietnam es no poder ver la vía del tren que pasa por el medio de las casas. No acabé de entender el motivo que me dio el guía; pero lo que si me quedó claro es que no lo vería. No creo que vuelva nunca a este país que tanto me ha fascinado, pero si lo hago, esta será la primera cosa que iré a ver.

Tengo que reconocer que tampoco vi el teatro de las Marionetas de Agua; pero esto fue decisión mía. Preferí volver a revivir la ciudad. Me pareció más auténtico que ir a un teatro muy preparado para el turismo.

Otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad es el lago Hoan Kiem. Es un lago de agua dulce que está en medio del centro histórico. Gracias a su dimensión y a que la zona verde que le rodea también es bastante grande, es uno de los lugares perfectos para huir del caos. En medio de lago está la Torre Thap Rua, también conocida como la Torre de la Tortuga, en honor a las tortugas gigantes que siempre han vivido en el lago. Es muy bonito dar la vuelta al lago a pie por el sendero que hay alrededor y no os vayáis sin visitar el templo Den Ngoc Son! Se accede por el inconfundible puente rojo Cae The Huc.

Ya fuera del casco antiguo, hay que visitar el Templo de la Literatura y el barrio francés (Ba Dinh). El primero es un templo que se construyó en el siglo XI en honor a Confucio y fue la primera universidad de Vietnam. Estuvo abierta durante más de siete siglos. Eran tan difíciles sus exámenes que los nombres de los estudiantes que aprobaron se esculpieron en las piedras que hay encima de las tortugas. El segundo es el barrio colonial donde está la Opera.

El famoso Mercado de Dong Xuan, desde mi punto de vista, no merece la visita. Es un mercado para mayoristas donde se puede encontrar de todo, pero sin ningún tipo de encanto. Hubiera cambiado el mercado por la vía del tren!

Si tenéis tiempo, haced un paseo con cyclo-pousse (bicicletas llevadas por guías) que os llevarán a los lugares más emblemáticos con menos tiempo y menos riesgo. Eso sí... no esperéis que la persona que lleva la bici os haga de guía porque nadie habla inglés.

Recomiendo coger un hotel que esté bien en el centro de Hanoi, de esta manera os ahorraréis mucho tiempo con los desplazamientos. Yo fui al "Sofitel Legend Metropol" y fue un acierto.

Si cogéis un coche para ir hacia la brutal Bahía de Halong, disfrutaréis de unas vistas geniales a campos de arroz.

Duración:

Con dos días, bien aprovechados, se puede ver la ciudad.


Niños

Sin problemas, pero hay que tener cuidado con el tráfico.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies