• Menu
  • Menu

Escapada Lanzarote y La Graciosa


Escapada Lanzarote y La Graciosa

Acceso
Desde Barcelona hay vuelo directo con Vueling. Por la isla me desplacé con un coche alquilado en el aeropuerto de Lanzarote.

Lanzarote (España)

Cogí el avión hacia Lanzarote un 27 de Diciembre a media mañana. Llegaba al hotel "H10 Rubicón Palace" de Playa Blanca hacia las 15h. Picoteé algo rápido y enseguida ya estaba dentro del coche. Quería aprovechar la tarde.

La carretera LZ-2 es una de las principales. Une Playa Blanca con Arrecife (y Aeropuerto). Desde Playa Blanca, en sólo 10 minutos de trayecto ya se llega a las Salinas de Janubio. Antes de llegar, hay un mirador a mano izquierda. El aparcamiento es muy grande. Vale la pena detenerse para disfrutar de las mejores vistas de las salinas. Es uno de los puntos más singulares y con más tradición de la isla. Se elabora sal desde 1895! La recolección de la sal se hace entre la primavera y principios de otoño, pues es la época de mayor insolación y menos riesgo de lluvia. Esto ayuda al proceso de cristalización. Por la época que yo fui, no tuve la oportunidad de verlo. Hay visitas guiadas donde explican todo el proceso.

Pocos metros más adelante hay un desvío hacia El Golfo. Rodear las salinas y continuar por la carretera LZ-703. En el momento en que se dejan de ver las salinas, hay uno de los paisajes más espectaculares de la isla. Hay que dejar el coche en el mirador que hay a mano izquierda; pero, para mí, las vistas están a la derecha (dirección interior y no hacia el mar). Muchas piedras volcánicas de color oscuro ocupan kilómetros de extensión y, al fondo, las montañas. Maravilloso!

A sólo 3 minutos en coche, ya se llega a Los Hervideros. Es un espacio natural formado por acantilados y cuevas. Si se tiene tiempo suficiente, es recomendable ir cuando hay mala mar. Es entonces cuando el mar "hierve", golpea las cuevas y levanta nubes de agua. Yo no lo vi tan espectacular. Las olas entraban en las cuevas y volvían a salir con fuerza; pero sin levantar espuma. La entrada es gratuita.

A menos de 10 minutos en coche y continuando por la LZ-703, ya se llega a El Golfo. Este pequeño pueblo, que pronto está visto, es una de las visitas obligadas de la isla. Es maravilloso. Nada más llegar, hay un restaurante llamado "Siroco" con un parking bastante grande. Dejad el coche aquí y caminar por el sendero que hay a mano izquierda. Este camino lleva al Lago Verde. Yo no llegué porque se me hizo de noche; pero disfruté de una puesta de sol preciosa en la primera playa que me encontré. Es una playa de arena volcánica negra con cuatro barcas mal puestas encima de la arena y montañas de tierra rojiza al lado. Un paisaje virgen y muy diferente al que estamos acostumbrados. El pueblo de El Golfo me gustó tanto pasearlo de noche que volví de día. Es pequeño, tranquilo y muy auténtico. Casitas blancas rústicas y restaurantes caseros en cada esquina.

El segundo día en la isla tocaba ir a ver el Parque Nacional de Timanfaya.

Es el mayor reclamo turístico y no me lo podía saltar. Cogí la LZ-2 desde Playa Blanca hasta Yaiza y la LZ-67 de Yaiza hacia Tinajo. Más o menos a medio camino ya está el desvío a mano izquierda donde ya se pueden ver las Montañas de Fuego. Es el único parque nacional de carácter geológico; de hecho, es el resultado de las erupciones volcánicas de los 1720, 1736 y 1824. El paisaje es realmente espectacular. Terreno salvaje y virgen que está relleno de volcanes. Un entorno único. Debo decir, a modo de crítica, que todo lo que me enamoró el escenario natural, me lo estropeó la manera en que lo tienen organizado. La única manera de visitar el parque es hacer la ruta de 14 kilómetros con autobuses enormes y cerrados. Hacen un par de paradas en la ruta, pero no se puede ni salir a hacer fotos, ni ver el paisaje sin un cristal de por medio. Pienso que deberían cambiar la manera en que se hace la visita. Al finalizar la ruta en autobús, en el Islote de Hilario que está al lado del parking, se hacen demostraciones de algunas anomalías geotérmicas como que la vegetación se quema al introducirla a pocos metros de profundidad o como el agua sale disparada como un géiser. Para terminar la visita, se puede hacer la ruta en camello en el Echadero de los Camellos. También está muy preparado para el turismo, pero es divertido...

Al mediodía no perdoné una comida en el restaurante "Bogavante" de El Golfo. Ya he dicho que este pueblo me enamoró. El lugar es sencillo, pero tiene un encanto especial. Está en primera línea de mar y se come pescadito fresco muy bueno. Las gambas saladas, los calamares con papas arrugás y el pescado al horno están buenísimos.

Justo después de comer, a las 15h empecé una ruta en quads con "Rent a Quad Lanzarote". Teóricamente tenía que durar un par de horas; pero entre las explicaciones histórico-culturales, la cata de vino, que yo fui un poco torpe con el quad al principio y que el guía se enrolló mucho, la ruta se alargó al doble! Fuimos desde Playa Blanca hasta la "Bodega La Geria" por una carretera asfaltada secundaria. La visita es espectacular. Ver como cultivan los viñedos en los agujeros hechos en las cenizas volcánicas me dejó fuera de juego! Los agujeros llegan a tener unos 8 metros de diámetro y están rodeados de pequeños muros de piedras para protegerlo del viento. Como fui con la empresa de quads, la explicación de la bodega me la hizo él mismo; pero si se va por libre se puede contratar una visita guiada. Para terminar, nos dejaron probar el vino seco y el dulce. Una experiencia muy bonita. Continuamos la ruta hacia Tegoyo, Conil y Tías. Aquí ya empezamos a hacer ruta por caminos de montaña hasta llegar a una colina que hay junto al Lanzarote Golf y desde donde hay vistas maravillosas de Puerto del Carmen. Volvimos a Playa Blanca por caminos de montaña cuando el sol ya empezaba a bajar disfrutando de momentos chulísimos.

El último día y como no podía ser de otra manera, lo pasé en La Graciosa.

Hay una hora y cuarto en coche desde Playa Blanca (por las carreteras principales LZ-2 y LZ-1) hasta Orzola que es donde salen los barcos hacia La Graciosa. En el puerto de Orzola me indicaron un parking para dejar el coche todo el día y sin ningún coste. En el mismo puerto hay diferentes compañías que hacen el trayecto hacia La Graciosa. Yo, por conveniencias de horario, fui con "Biosfera Express". En 20 minutos llegué a la isla. La aproximación por mar ya deja claro que el lugar es especial. Un pueblo blanco destaca entre el azul del mar y el marrón de la montaña gigante de atrás. Por suerte, han mantenido la autenticidad de la isla. No hay tiendas para turistas ni restaurantes masificados con carteles de "Sangría Fría" como reclamo. Alejaros del puerto y caminad por el medio del pueblo. Las calles no están asfaltadas; de hecho, son de arena de la playa. Las casas están muy bien cuidadas y tienen las puertas y ventanas de color azul. Aquella tranquilidad me enamoró. Me hubiera pasado una temporadita para descubrir la vida de la isla más allá de La Caleta del Sebo. Estuve un rato disfrutando de la playa. El agua es muy transparente y congelada vez. Aproveché para picotear algo al restaurado "Girasol" y cogí el ferry de vuelta.

Antes de volver al hotel y teniendo en cuenta que al día siguiente ya me iba, tenía que elegir entre la "Cueva de los Verdes" y los "Jameos del Agua". Estuve dudando mucho; pero al final me decanté por el escenario más natural y, obviamente, fue la "Cueva de los Verdes". Se creó por la actividad del Volcán de la Corona. Fue utilizada como escondite de la población frente a los ataques de los piratas que venían del norte de África durante los siglos XVI y XVII. En el siglo XIX se convirtió en visita obligada para viajeros y científicos. La visita tiene una sorpresa chulísima que no contaré!

Una buena guía: "Lanzarote Guía Azul".

Lanzarote me sorprendió y me enamoró mucho.



Booking.com

Duración:

Depende de cómo se quiera conocer la isla.
Para ver lo más imprescindible con 4 días es suficiente.


Niños

Sin problema.


Animales

Sin problema.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies