• Menu
  • Menu

Hotel “El Convent 1613”


Hotel “El Convent 1613”

Acceso
El hotel está en medio del pueblo y tiene parking propio.
Calle Convento, 1 La Fresneda
Teruel (España)
Telf: +34 978 85 48 50
E-mail: hotel@hotelelconvent.com
Web: https://hotelelconvent.com/

Iba especialmente ilusionada a conocer "El Convent 1613". Todo lo que había visto o leído me había gustado y el hecho de que antiguamente fuera un convento me provocaba especialmente.

La historia cuenta que el convento original estaba ubicado a 6Km del núcleo urbano y que las inclemencias y la austeridad de la época fueron la causa que provocaron su abandono. Fue entonces que se decidió trasladarlo al pueblo. Las obras del nuevo convento comenzaron en 1593 y finalizaron en 1613. Para poder hacer parte del hotel, han rehabilitado completamente lo que quedaba de la iglesia (sin techo, ni altar, ni campanario, pero con las capillas intactas), el pozo, el aljibe del claustro y muchos restos de murallas y pavimentos.

En 1999 una familia del Matarraña decide hacer un cambio radical de vida y se aventura, con mucha ilusión, en un proyecto que, no nos engañemos, era arriesgado: abrir las puertas del convento para que todos tengamos la oportunidad de vivirlo y verlo. Yo no puedo hacer nada más que felicitarles. Gracias a ellos ahora podemos dormir en un antiguo claustro o cenar en una antigua iglesia convertida en un patio acristalado. Bestial.

Los jardines están repartidos en diferentes rincones independientes. Las dos zonas principales son la piscina y el claustro. La primera es la que está más alejada del hotel. Me atrevo a decir que tal vez es la zona donde se puede disfrutar de más tranquilidad. La segunda es una maravilla. En serio, el claustro engancha. Tiene un encanto que no te deja marchar de allí. Hay diferentes espacios que invitan a estar; sencillamente para leer o charlar.

Del interior, lo primero que hay que ver es el restaurante (la antigua iglesia). Observadlo, sin prisa, desde arriba y desde abajo. Vidrio y hierro encajan impecablemente con la estructura antigua regalándonos un diseño extraordinario. Tiene mucha fuerza. El resto del edificio (recepción y salas de estar) son totalmente rústicas y eso hace que todavía gane más protagonismo el restaurante. Los dormitorios son amplios y tienen todas las comodidades (wifi, televisión, aire acondicionado, etc).

El servicio es fantástico, pero quiero hacer mención especial a Sandra... entregada en cuerpo y alma a que todo vaya como tiene que ir. Concentrada en el trabajo y priorizando la satisfacción del cliente por encima de todo. Si habláis con ella, os recomendará lugares para visitar y os hará hacer dos visitas a La Fresneda... no os perdonará que no la veáis de día y de noche. Y... ¿sabéis qué? Tiene razón.

Hotelito con un encanto especial ubicado en un entorno que enamora a quien lo conoce.

Vistas

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies