• Menu
  • Menu

Escapada Great Sand Dunes


Escapada Great Sand Dunes

Acceso
Se accede por carretera, en buen estado, desde Colorado Springs.
11999 Highway 150, Mosca, CO 81146 Great Sand Dunes
Colorado (Estados Unidos)
Telf: 719-378-6399
Web: https://www.nps.gov/grsa/index.htm

Después de varios días rondando por Colorado y habiéndome acostumbrado al paisaje de montaña, me sorprendió muchísimo encontrar dunas allí en medio. Son las dunas más altas de Norte América y son las protagonistas de un trío que, por lo menos, me dejó fuera de juego: dunas- médano-bosque. Tres maravillas de la naturaleza ubicadas una al lado de la otra.

Las dunas tienen una altura máxima de 230 metros desde el fondo de San Luis Valley y están en la base occidental de la cordillera Sangre de Cristo Range. Ocupan unos 77 kilómetros cuadrados. Se formaron a partir de depósitos de arena y tierra del Río Grande a medida que iba fluyendo a través del valle de San Luis. La arena se continúa depositando a día de hoy haciendo que las dunas continúen creciendo lentamente. El viento cambia la forma de las dunas cada día. Si se excava la arena pocos centímetros hacia abajo, aparece arena mojada. Es una zona rica en agua.

Hay diferentes actividades para hacer, pero las más frecuentadas son:

  • La propia exploración de las dunas, sencillamente caminando.
  • Tirarse desde las dunas más altas con trineos de arena. En el parque nacional no se alquilan trineos o sandboard. Si estáis interesados, podéis encontrar (para alquilar o comprar) a dos minoristas en el Valle de San Luis.
  • Salidas en 4x4.
  • Excursiones a caballo. Desde el 2014, Zapata Partners es el único proveedor con licencia de paseos a caballo en el parque nacional y se proporcionan sólo para huéspedes durante la noche en el histórico Zapata Ranch.
  • Disfrutar de una noche bajo las estrellas en acampada libre. Es una de las opciones más populares. Está permitido en cualquier parte de las dunas fuera del área más frecuentada. Se debe evitar días con malas previsiones meteorológicas. Es necesario el permiso gratuito que se puede manejar desde el centro de visitantes.

El médano es cosa aparte. Está ubicado en la base de las dunas. Es un arroyo estacional que cuando hay agua, todo el mundo se permite la licencia de jugar en él. Los pies se hunden más o menos aleatoriamente. Y depende de la cantidad de agua que hay, se llegan a hacer pequeñas olas.

El bosque ofrece un gran abanico de posibilidades de senderismo. En el centro de visitantes hay información de las diferentes rutas. Aquí también os gestionarán el permiso necesario si queréis pasar la noche. Es gratuito, pero obligatorio.

Es Parque Nacional y Reserva Nacional a la vez, pero se gestiona como una sola zona protegida. Está muy preparado para el turismo. Hay un parking para dejar el coche y un centro de visitantes con información detallada de las mil actividades que se puede hacer. No dudéis en entrar. También veréis cómo fomentan la investigación científica de forma independiente.

Hasta tal punto están concienciados del tema de la movilidad, que en el centro de visitantes ofrece sillas de ruedas para todos aquellos visitantes que no pueden subir las dunas a pie.

Maravilla sorprendente.

Duración:

Se puede hacer lo largo que uno quiera. Un fin de semana es suficiente.


Niños

Sin problema.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies