• Menu
  • Menu

Escapada Parque Nacional Los Roques


Escapada Parque Nacional Los Roques

Acceso
La única manera de acceder es en avión. No hay barcos de pasajeros. Accedí con avioneta de LTA (Linea Turistica Aerotuy) que opera desde Maiquetia (Caracas). El vuelo dura unos 40 minutos y hay un límite de 10Kg por pasajero. También hay vuelos diarios desde la Isla Margarita. Existe la opción de acceder con avionetas privadas. Hay posadas que las ofrecen. Al llegar se debe pagar una tasa de 180B (unos 6 € aproximadamente).
Gran Roque
Parque Nacional Los Roques (Venezuela)

Visitar el Archipiélago y Parque Nacional de Los Roques no deja indiferente a nadie. Sólo verlo entendí porque, junto con Salto Ángel, son las dos destinos preferidos de los visitantes del país.

Es una de las reservas naturales más grandes del Caribe. Tiene 42 islas, 300 bancos de arena, una gran cantidad de arrecifes coralinos y mucha vida marina que lo hacen único. En 1972 lo nombraron Parque Nacional y, sinceramente, no entiendo porque no lo era antes.

Es un destino perfecto para disfrutar de días de descanso y tranquilidad en un entorno de playa idílico. No esperéis encontrar aventura y tened en cuenta que las pocas actividades que se pueden realizar son todas acuáticas.

Si podéis, en el avión sentaros en la ventana. Las vistas al archipiélago desde arriba son maravillosas. El color azul turquesa y la transparencia del agua aumentan las ganas de llegar.

Aterrizar en el Gran Roque es una experiencia. El aeropuerto sólo es una pequeña pista de aterrizaje que está junto a la playa y no tiene luz. Esto significa que todos los vuelos se hacen de día. El avión te deja donde aterriza y se debe caminar hasta la paradita de madera para pagar las tasas de acceso a la isla. Esto, un cartel dando la bienvenida y la clara prohibición del consumo de drogas, es todo lo que hay. Es poner un pie en el suelo y uno se da cuenta de que está en el paraíso.

El Gran Roque es la capital. Es la isla donde hay todas las posadas (hotelitos) y donde está la única pista de aterrizaje (único punto de acceso para los turistas). Lo que más me gusta es que han sido capaces de respetar la autenticidad y han evitado caer en la masificación turística. Es una isla que todavía puede presumir de ser virgen y eso no tiene precio.

Aquí no hay prisa. Dejad el reloj en la posada porque no lo necesitaréis.

Las posadas organizan las visitas, excursiones y actividades para que uno no tenga que preocuparse de nada. Yo estuve en la posada "Vistalmar" que también se encargan de los vuelos. Por la mañana se embarca en el catamarán para ir a algún cayo (el destino depende del estado del mar). Tuve la oportunidad de visitar Madrisky y Francisqui. Facilitan bebidas, comida y material por si se quiere hacer snorkel. Una de las maravillas más bonitas que he visto nunca son los bancos de arena y las playas de Los Roques. El agua es turquesa y la arena es tan blanca que hace daño a los ojos.

En el Gran Roque se puede ir caminando hasta la colina más alta de la isla. No es demasiado alta, pero, una vez arriba, se disfruta de muy buenas vistas. Recomiendo llevar crema anti-mosquitos. Hay muchos y no tienen piedad. Se llaman puri-puri, son minúsculos y los picores duran días.

Un PARAÍSO en mayúsculas.

Duración:

Depende de cada cual, pues la calma y el relax son absolutos. Yo, en este paraje, podría estar meses.


Niños

Sin problema.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies